lunes, 9 de abril de 2012

Hip - hop

J Dilla - Donuts (2006)

"En la calle, sin armas, se impone palabra. El valor se supone, extiendes los dedos como abanicos de carne, muestras tus sortijas, te subes los calzones para que la concurrencia contemple tus deportivas nuevas, te subes las gafas a la frente, frunces la mirada con desprecio y esperas que un golpe de viento caliente ayude a borrar a tus enemigos de la faz de la tierra. Trampas?, las que quieras. Es lo que has aprendido junto con la miseria que te acompaña desde tu nacimiento, robar y aprovechar lo que otros no quieren, el puto-hombre-blanco, por ejemplo. Y qué pides por navidades? Un centro comercial para ti solo. Sin tarjetas de créditos ni billetes, asalto y robo, con una cadena y un bate de béisbol para cuando la cosa se resista. Trampas? Rociar al empleado de seguridad con un spray contra violaciones, golpearle, amordazarle y encadenarle a la máquina de los refrescos. Por gordo. Sí. Y continuar con la fiesta del toma el dinero y corre. Para llegar con la chica. La chica con mayúsculas como segundo plan de la noche. La que nos espera encima de uno de esos edredones blancos impolutos y los labios recién repasados. Una invitación a cenar, la presentación oficial de los suegros y hermanos, futuros cuñados. A partir de ahí, el siguiente plan será acabar con el gueto, con la inestimable ayuda del típico abuelo reverendo. Haciendo trampas, por supuesto, juegos de manos, en un visto y no visto, aderezadas con palabra del profeta. Cuando acaba la jornada de este nuevo génesis del mundo, el asunto es marcarse unos donuts de colores donde los hagan más buenos. Café para todos y esas bombas caloríficas cargadas de todo que explotaran tu organismos como bombas sucias. Sonriendo masticando. Rumiando como mamífero. Haciendo trampas hasta que el cáncer nos alcance".

"Workinonit



The Roots - How I Got Over (2010)

"Hermano mayor, que no gran hermano. El que cuida de nosotros, el que nos marca las normas pero sin por ello vigilarnos. El que patrulla las calles con un golpe de voz, con un chasquido de dedos pone todo en orden y reúne a todos en el lugar indicado. Como rebaño. Alma de la calle por votación popular, eligen siempre la solución más útil para llegar. Como el buen explorador. Algunos seguro les consideran demasiado blancos: ese formato banda, esa grabación al uso, las listas de éxitos en la cabeza y las giras estándares para llenar los bolsillos. Supongo que por dar de comer a sus respectivas familias y allegados. Algo tan natural como eso. No por ello bajan el pistón, sencillamente abren el espectro para colaborar con artistas que se mantienen alejados de su estilo, en una manera por sumar esfuerzos. Y oyentes. Pero no por eso dejan de patrullar las calles del contorno, porra en mano, sacando brillos al asfalto a cada paso que dan, haciendo sonar las suelas. Como voz gastada, piel blanda o encallecida según infancia y adolescencia. Siguen peinando rizos, sintiendo la pulsación que les arrastró en su momento al epicentro del hip-hop, lo que les decidió por ampliar horizontes, emblanquecerse, también ¿por qué no?, aportar bajo, batería. Siguen pasándose el verso por debajo, entregándose lo que vayan fumando, camino del final de la calle, aquella que se pierde bajo un viejo crepúsculo. El que perseguirán siempre cuando regresen a casa. Seguro..."


3 comentarios:

Francesc Bon dijo...

Apa, a repensar-se certs prejudicis. Encara que en Dilla i els Roots els he tolerat fins el moment.
Altra cosa es el Kanye West dels collons.

Anónimo dijo...

¿eso es del gangsta este de tercera fila o se te ha ocurrido a tí?

vaya una escoria d prosa seudo callejera reality .
show
¡a robar y a pegar a tu casa, borrico!

(le digo al negrata, bukowski bloguerillo)

Márquez de la Nogal dijo...

Oh... Anónimo
se me pasó el contestarte
Pues bienvenido al blog
siéntete Dilla o Bukowski
Pero no dejes de hablarme
no por favor

(te ha gustado?
esto es estilo Piminela...
tengo otros más registros
para lo que gustes)
Saludos