martes, 10 de enero de 2012

Pasado y presente

"Más volviendo a lo nuestro, tenemos por nuestra parte la inconstancia, la indecisión, la incertidumbre, el dolor, la superstición, la inquietud del provenir, incluso después de la vida, la ambición, la avaricia, la envidia, los celos, los apetitos desenfrenados, locos e indomables, la guerra, la mentira, la deslealtad, el desprecio y la curiosidad. Ciertamente, hemos pagado incomprensiblemente caro ese hermoso raciocinio del que nos jactamos y esa capacidad de juzgar y de conocer, si los hemos comprado al precio de ese infinito número de pasiones de las que sin cesar somos presa",




Michel de Montaigne, "Ensayos"

"Incertidumbre: te cambian las reglas a media partida. Hay dos valores, la solidaridad y la confianza, escasos y alejados de las instituciones, muy deficitarios en estos momentos. La incertidumbre es grave porque les normas no funcionan, ningún organismo es capaz de garantizarlas. No sólo no sabemos cómo acabará la partida, es que a media partida, nos cambian las reglas del juego. Estamos en un interregno, muy parecido al de Roma cuando murió Rómulo que había gobernado 38 años: había miedo y temblores. Las viejas maneras de hacer no funcionan y las nuevas aún no están inventadas".


Zygmunt Bauman (filósofo y sociólogo) - Entrevistado por Carles Capdevila (traducido del Ara)




2 comentarios:

Francesc Bon dijo...

Cal inventar noves maneres.
Cal organitzar-se.
Però poder organitzar-se
es una vella manera.
La anarquia també ho és.
Cal trobar terceres vies,
ho hem de fer tots (o molts) junts.
Però els moviments assamblearis també son un desastre.
De caudillo ja en vam patir un.
Cal fer caure parets i cal fer caure tanques.
Però els petons no ho podràn fer, aquest cop.

Márquez de la Nogal dijo...

Bones, Francesc,
merci pel comentari.

La meva teoria és que el caudillo encara es viu entre nosaltres.
En moltes actituds, en pensaments i monomanies, en el vostè "no sabe con quién esta hablando", en els diferents vitalicis, en la miopia del joc polític.
Ja hi arribarem, encara em de baixar uns quants esgraons més.