martes, 3 de enero de 2012

Adios cd.drome


1993. Dejarme la semanada. Bajaba con Sara casi todos los sábados de mañana. A eso de las once. Las caras de resaca del personal eran un poema. Grises y amarillos en el blanco neón. Hablábamos de música, de experiencias, de futuro. Sonaba música. De la misma manera que en otras ocasiones de mi vida, sin móviles ni Internet. Sin correctores ortográficos ni P2P. Con la prensa en papel y con la temporada de conciertos arrancando en septiembre. Sin Sonar ni Primavera Sound. Sin excesos. En plena transición del vinilo al CD. El mp3 mató la curiosidad del gato.
No sé ni recuerdo cómo la descubrí. Me hablarían o la encontraría por casualidad. Físicamente, la tienda se ofrecía indefensa si venías de Universidad. En aquella esquina de Valldonzella al lado del eterno hotel gris. Cerca del futuro CCCB y de todas esas universidades de nuevo cuño. Cerca de la futura sombra de FNAC Plaça Catalunya y de la zona de tiendas de discos de la calle Tallers. En una esquina, viendo pasar las bolsas de la competencia, los esqueletos de futuros licenciados, el día y la noche.
Era la tienda que estaba buscando, me dije, después de unas cuantas visitas. Era la tienda. Como aquella de la calle Balmes con Núñez de Arce de mis principios, que podía pasarme horas mientras el tipo me pinchaba lo que quería. En Cd.Drome era diferente. Entrabas escuchando. Salías con el disco.
La era del Cd. De Tindersticks a Diabologum, Dominique A, Low, Smog, Married Monks, Yo la tengo, Arab Strap, Elliot Smith, Belle & Sebastian, Neutral Milk Hotel, Mogwai, Ween, Pj Harvey... Hasta compré aquel disco de SuperElvis, "Happiness is stupid", y venga reírnos de la nefasta pronunciación inglesa. Hasta ese compré.


Bueno... pues todo eso se ha acabado. La compañía, las recomendaciones, los saludos afectuosos, la esquina. De acuerdo. Le llaman tiempos modernos...


Le llaman futuro...
Futuro...
Una franquicia de fritos, una tienda de ropa y bisutería, lencería, esoterismo... Nada?
.


3 comentarios:

cd.drome dijo...

Gràcies Tuli, una abraçada.

Francesc Bon dijo...

Tuli... qué fàcil m'ho poses... doncs vaig aparcar l'altra dia a Plaça Castilla i em semblava, farà una setmana, i encara estava oberta...vaig veure que el Castelló de música clàssica també se n'ha anat a fer punyetes... però sempre m'havia fet la impressió que el CD Drome era més una botiga d'amics i per amics que no pas un negoci (aleshores penses equivocadament que com el que volen no és guanyar quartos es poden perdre indefinidament...). Una época era capaç de dir-te on havia comprat benbé cadascún dels meus discos. Quan em vaig embalar, em vaig descontrolar. Però també recordo bén clarament que el dels Tindersticks (el que duia City sickness) el vaig comprar allà. I uns quants més... el d'uns que es deien Spring, i ja no soc capaç...bona gent, encara que de vegades, quan entrava amb corbata, sempre em miràven com si anés a demanar Julio Iglesias...Jo la vaig descubrir quan els dissabtes al carrer Tallers eren un ritual. Temps llunyans que no tornaràn. Però una marranada, que subsisteixin tendes on els hi portas fluix que et venen, mentres aquests procuràven, al menys, escoltar el que venien. El més fotut es que aquesta tristor, ben de segur que la tapa una altra tristor... quins temps més gossos, noi.

Márquez de la Nogal dijo...

Gràcies pels comentaris