jueves, 28 de abril de 2011

Julio Cortazar - Una de cronopio y Fama



Conducta en los velorios

"No vamos por el anís, ni porque hay que ir. Ya se habrá sospechado: vamos porque no podemos soportar las formas más solapadas de la hipocresía. Mi prima segunda la mayor se encarga de cerciorarse de la índole del duelo, y si es de verdad, si se llora porque llorar es lo único que les queda a esos hombres y a esas mujeres entre el olor a nardos y a café, entonces nos quedamos en casa y los acompañamos desde lejos. A lo sumo mi madre va un rato y saluda en nombre de la familia; no nos gusta interponer insolentemente nuestra vida ajena a ese diálogo con la sombra. Pero si de la pausada investigación de mi prima surge la sospecha de que en un patio cubierto o en la sala se han armado los trípodes del camelo, entonces la familia se pone sus mejores trajes, espera a que el velorio esté a punto, y se va presentando poco a poco pero implacablemente...."

Llavors és preferible que la vetlla sigui sincera de debó, perquè, en cas contrari, Cortazar i la seva familia sencera de tiets i tietes, cosins, germans i pares, poden decidir que no ets digne del mort que estàs guardant. I pispar-te'l per enterrar-lo ells en nom teu. I millor que no t'enfrontis, perquè pots perdre fins la camisa. Tot és qüestió d'escollir entre un enterrament sincer amb les llàgrimes justes i un bon café, o despedir el mort abans del que normalment tocaria. Després de trobar-nos la vetlla convertida en una prova de resistència.

Departament of Eagles (Grizzly Bear) : In Ear Park


1 comentario:

Montse dijo...

Com en tot Tuli, en els funerals com en tota la resta de les coses de la vida, si no les fem de veritat, sempre hi ha algú que ho pilla i ens fot el lloc, ens pren allò que no era nostre perquè no era de veritat.